Buenos días!,

Comenzamos la semana, y no una cualquiera. Esta semana va a ser la SUPER SEMANA de las VITAMINAS!!! :). Quiero imprimiros un poco de energía cada día, y para ello dedicaremos cada día a una vitamina.

Se acerca la primavera, y en esta época la venta de complejos vitamínicos se disparan en la farmacia por la famosa astenia primaveral (estado generalizado de cansancio, fatiga, debilidad física..); muchos acudís pidiendo “algo” que os ayude porque os sentís muy “apagados” a mitad del día, inclusive nada más levantaros por la mañana ya estáis cansados. Uno de los motivos entre muchos otros que puede provocar este síntoma, es el cambio de hora, lo que hace que el sueño se nos vea afectado, y si además presentamos algún tipo de problema de salud o alguna carencia vitamínica por el estilo de vida que llevamos, esa sensación de agotamiento se hace más notoria.

Por eso, a lo largo de esta semana y para que estéis preparados para la llegada de la primavera os iré contando algo sobre cada una de las vitaminas, con el objetivo de que las conozcáis un poquito mejor, y sepáis de donde obtenerlas. Porque si seguís una dieta equilibrada, y no padecéis ningun problema de slaud, NO es necesario el uso de ningún complejo vitamínico, a no ser que quieras un extra de energía, o estimulación, que en ese caso, si recomiendo los complejos indicados para ello.

Empezamos con la A, que  fue la primera vitamina liposoluble (se abosrbe a través de las grasas) que se descubrió y por este motivo, ocupa el primer lugar en la serie alfabética de denominación de las vitaminas.

Se la conoce como retinol, porque desempeña una función específica en la retina del ojo y la podemos obtener de dos formas:

  1. De origen animal: el conocido retinol.¡Cuidado con ella!En exceso se puede acumular y provocar toxicidad. Y sus consecuencias serían alteraciones en la piel y mucosas, pérdida de vello corporal, uñas quebradizas, anorexia, naúseas, vómitos, diarreas….
  2. De origen vegetal: el betacaroteno, que es un precursor de la vitamina A. Carece de esa acción tóxica, ya que el organismo transforma en vitamina A sólo la cantidad que necesita. Por ello es preferible utilizar el betacaroteno. Pero ojo tampoco hay que volverse loco y atiborrarse a betacaroteno.

¿Qué puede hacer que tengamos un déficit de vitamina A?

  • Por falta de aporte: Malnutrición en personas mayores. En dietas hipoproteicas de adelgazamiento (OJO! con las dietas que restringen ciertos alimentos) o para eliminar el colesterol.
  • Por problemas de mala absorción. En enfermedades hepáticas y problemas biliares, insuficiencias pancreáticas, diarreas crónicas, colitis ulcerosa…
  • Por trastornos de la conversión de cartoenos en vitamina A. Esto puede ocurrir en personas con diabetes, con hipotiroidismo.
  • Por un aumento excesivo de las necesidades. En enfermedades crónicas, infecciones y fiebre en niños, hipertiroidismo, tabaco, alcoholismo, cáncer o ingesta de anticonceptivos, se aumentan las necesidades de vitamina A.
  • Por el uso de fármacos, como los antiácidos, aspirina, barbitúricos, laxantes, colchicina (se utiliza en tratamiento de la gota), entre otros.
  • Por enfermedad; como neumonía, hipertiroidismo, nefritis crónica, escarlatina y algunas infecciones respiratorias.

¿En qué alimentos puedo encontrar la vitamina A?

Está presenta en una gran variedad de alimentos, aqui os destaco por grupo de alimentos los que la contienen en mayor cantidad:

  • Carnes: Hígado (en mayor proporción en el de cordero), pollo, embutidos y riñón de buey.
  • Pescados. Acéite de hígado de bacalao (el que mayor cantidad contiene), anguila, mariscos, sardinas y bacalao.
  • Lácteos: Leche materna, de vaca, yogur, queso fresco, queso graso, nata, mantequilla, margarina y camembert.
  • Cereales: Germen de trigo, maíz, trigo, harina integral y harina blanca.
  • Frutas: Albaricoques, melón, melocotón, ciruela seca, mandarina, cereza y sandía.
  • Frutos secos: Cacahuete, pistacho, almendra y sésamo.
  • Verduras: Diente de león, zanahoria, perejil, acelga, espinaca, endibia, calabaza, pimientos y tomates.

¿Qué síntomas pueden avisarnos de que tenemos una carencia de vitamina A?

Principalmente su carencia se refleja en la piel, cabello, uñas y Ojos.

La piel se reseca y pierde elasticidad. Se enrojece y pica, apareciendo una piel escamada que acaba pelándose.

El cabello por otro lado se reseca, aparece caspa y se produce caída. Al mismo tiempo las uñas también ssufren de sequedad y acaban quebrándose.

En los ojos, es especialmente grave en niños. Primero aparece ceguera nocturna y después xeroftalmia (sequedad ocular) que puede acabar en ceguera si no se trata. Además puede aparecer picor, quemazón e inflamación de los párpados.

Otros síntomas que viene bien que conozcáis son; el retraso en el crecimiento. Anorexia y adelgazamiento. Dolores óseos y formación de cálculos renales entre otros.

Vitamina A, sí por favor….

Ahora os cuento los innumerables beneficios de la vitamina A, que parece que es una “mala” vitamina, pero todo lo contrario, tomada correctamente es clave e imprescindible en muchos procesos de nuestro organismo.

 

  1. Protege la piel y mucosas manteniéndolas hidratadas.
  2. Protege los ojos, ya que asgura el contenido de los pigmentos fotosensibles de la retina.
  3. Presenta acción antiinfecciosa sobre las mucosas.
  4. Tiene acción sobre el timo, que es el responsable de la producción de linfocitos y anticuerpos, el cual se atrofia con la edad. Pues bien, la vitamina A, favorece la producción de linfocitos y protege al timo de este desgaste causado por la edad.
  5. Tiene acción sobre el sistema inmunitario en general, ya que lo protege de las radiaciones en personas que estén sometidas a radiación.
  6. Alto poder antioxidante, que sepáis, que protege a los pulmones de la contaminación atmosférica y del humo del tabaco
  7. Efectos sobre el hombre. La vitamina A es clave e imprescindible para la síntesis de hormonas masculinas (en la producción y maduración de los espermatozoides), su déficit produce disminución de la cantidad y movilidad de los mismos.
  8. En la mujer también es necesaria para la síntesis de hormonas femeninas.
  9. Tiene efecto sobre el hierro y las anemias. Un déficit de vitamina A produce incapacidad para el uso de hierro.
  10. Disminuye el colesterol y ayuda a reducir las placas de ateroma.
  11. Es considerada un factor de crecimiento de huesos, dientes y cartílagos.
  12. Es de gran utilidad en la prevención y tratamiento de la úlcera gástrica..

Y un largo etc…..

Espero que con esta información podáis conocerla un poco más, y NO penséis que siempre tomar vitaminas es bueno.Porque ya habéis podido comprobar que los EXCESOS también son aplicables a la vitaminas, y que siempre el organismo necesita de un equilibrio.

¡MÁS no es sinónimo de MEJOR!

Feliz lunes y comienzo de semana!

Beatriz

 

 

A %d blogueros les gusta esto: